Museo de los sonidos en peligro de extinción

Los sonidos, como los seres vivos, nacen pero también mueren. Algunos evolucionan y otros sencillamente desaparecen. Un ejemplo claro de sonido extinguido es el del módem dial-up. El sonidito de internet para un par de generaciones y nada en absoluto para los más jóvenes.

Otros ejemplos: los diskettes al ser leídos, un casette rebobinando o el característico sonido de un teléfono a disco.

Pero como en el caso de una imagen que vale más que mil palabras, nada mejor que darle click al link y entrar en el Museum of Endangered Sounds de Brendan Chilcutt para escucharlos… ¡antes de que desaparezcan!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *