Cuando los Huasos se retiran

Cowboy, gaucho, charro, llanero… y huaso. El nombre puede cambiar según la región, pero el trabajo es esencialmente el mismo: vaquero. Un trabajo que definitivamente no es para cualquiera, sacrificado y muchas veces solitario, pocas veces bien redituado.

En Huaso de los Angelitos María del Pilar ofrece una oda a su padre, huaso chileno en retiro, y al sacrificio que realizó a lo largo de sus años de trabajo para poder ofrecerle a sus huasitos una vida donde pudieran elegir el camino a tomar sin restricciones. Gepe acompaña con unos coros a medida que junto a la voz de María generan un ambiente nostálgico y reverencial. Without further ado..

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *