Calaveras noruegas y enólogos musicales

Si tuviera que describir esta canción como si fuera un vino, te diría que por momentos le encuentro aires de Kavinsky en Nightcall, pero también tiene notas de los franceses Daft Punk y reminiscencias a Jus†ice. Claramente Skulls, de Röyksopp, tiene un sonido como de catacumbas. El nombre le queda perfecto aún sin prestarle atención a la letra (como en un vino en el que la etiqueta no tiene relevancia). Nos quedaría un varietal noruego añejado dentro de un ataúd de roble francés. Hermoso.

¡Que bien que suena Röyksopp!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *