Pet Sounds: un viaje hacia el ego de Brian Wilson

La sordera del 90 por ciento en el oído derecho a causa de los golpes que le daba su padre no le impidió a Brian Wilson crear Pet Sounds (1966). Y lo hizo mientras el resto de los Beach Boys continuaba en una gira internacional con la fórmula ganadora de playa, surf y coches.

Pet Sounds es el primer disco conceptual del rock. Muchas veces encuadrado como pop ácido, rock psicodélico o incluso sinfónico, es en sí su primer disco puramente experimental. Historia conocida por muchos, Wilson escuchó el Rubber Soul (1965) de los Beatles y quedó encantado porque cada canción tenía un sentido. Se acababan los discos con dos hits y un relleno de 8 temas. Para él, era un desafío: “Marilyn, ¡voy a hacer el álbum más grandioso! ¡El álbum de rock más grande jamás hecho!”, le dijo a su esposa. La respuesta de los Beatles fue el Sgt. Pepper’s (1967). La discusión sobre cuál es el mejor disco de la historia es en vano. Eso sí, los Beach Boys tuvieron solo un Brian Wilson, mientras que los Beatles tenían tres. Pero a decir verdad sin uno probablemente no hubiera existido el otro.

8 meses de trabajo con largas jornadas de grabación por parte de la banda de sesionistas más importante de Estados Unidos,  The Wrecking Crew, sirvieron para lanzar en Abril del ’66 esta obra de arte. (Misma banda que grabó para artistas como Elvis Presley, Sinatra, The Monkees, The Mamas & the Papas o The Byrds. Súper recomendado el documental por Denny Tedesco)

Un desastre comercial en Estados Unidos, pero exitoso en el Reino Unido, fue un disco bisagra para la música. Exponente del cambio trascendental del rock entre los años ’65 y ’70; se debe disfrutar en todo su conjunto. Si bien la pegadiza Wouldn’t it be nice, la adaptación de la canción de folk caribeña Sloop John B y el tema favorito de Paul McCartney, God only knows, son los más difundidos, escuchar la obra entera brinda un panorama totalmente distinto.

Hang on to your ego es la primera versión del tema I know there’s an answer (la que finalmente quedó), y en esta primera versión se refería al momento en que la droga destroza el ego de las personas: “Aférrate a tu ego. Aférrate, pero sé que vas a perder la pelea”. Como por aquí no somos egoístas, les compartimos esta preciosa creación.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *