Guajiros y carreteros

La Fuente, es el lugar de donde sale todo lo bueno, lo esencial.  Es el molde, la matriz que busca la perfección. En la música hay tantas fuentes como estilos musicales. Buena Vista Social Club indudablemente es una de las matrices de la música latinoamericana. Fundamentalmente porque surge de las entrañas de una tierra con una amalgama de culturas riquísima

Pero a pesar de ello, le debemos este disco al productor musical norteamericano Ry Cooder quien se propuso una tarea muy difícil. Juntar en 1998 a los músicos y cantantes más talentosos de Cuba; artistas olvidados incluso en su patria. Para ello también contó con la colaboración del percusionista cubano Juan de Marcos Gonzales.

buena-vista-social-club-03-g

Con seguridad cada uno de los músicos que participan de esta reunión de profetas del son merecen un especial, por su extensa producción musical en su tierra.

El tema más legendario de esta producción es “Chan Chan” un son escrito en 1987 por el gran Compay Segundo. Es un tema que si bien, se trata de un cuento que solía escuchar Compay de pequeño, su composición musical tiene un dejo de triste nostalgia.

“El cuarto del Tula”, está dentro de la amplia gama del son pero como un subgénero llamado descarga (como un jam) que esta ocasión redunda en un tema de 7 minutos que no para un segundo. Además de la gran orquesta, tiene la voz inconfundible otro genio, Ibrahim Ferrer. Es una pieza excepcional, con un solo soberbio de laud cubano (instrumento especifico de la isla) ejecutado por Barbarito Torres.

Llama la atención el instrumental “Pueblo Nuevo”, con un piano al mando de Rubén González quien en ese entonces tenía 77 años. Un lujazo de tema. Una negación a la vejez, por el jovial ritmo danzón típicamente cubano.

El bolero en el que Ferrer y Omara Portuondo transforman el amor en “Dos Gardenias”, con la trompeta de Manuel Guajiro Mirabal de fondo, nos arroja a un baile pegao mental.  “Dos gardenias para ti, con ellas quiero decir, te quiero, te adoro, mi vida”. Precioso romanticismo caribeño.

buena-vista-social-club-umbralsonico

Otro gran tema, es la guajira (lamento o blues cubano) “El Carretero” compuesta originalmente por el genial Guillermo Portabales. Un tema que nos transporta a la caña de azúcar, al trabajador incansable, a ese que probablemente se haya alzado contra Batista. “Me voy al transbordador, bam bam, A descargar la carreta (Bam bam), Me voy al transbordador, bam bam, A descargar la carreta, bam bam, Para cumplir con la meta (Bam bam), De mi pequeña labor.”

En “Amor de loca juventud” y “Orgullecida” se puede observar la fuerte influencia americana de música sureña tipo góspel, blues y jazz. Algo imaginable por “la fuente” cultural que los  esclavos africanos dejaron en los ritmos del caribe y sur estadounidense.

Muchas de estas glorias ya han pasado el umbral hacia la vida etérea. Compay Segundo, Rubén González, Ibrahim Ferrer, Orlando López. Motivo de sobra para rendirles desde este lugar algunas palabras. Para recordarlos. Para disfrutar su son, con una rica bebida. Con una sonrisa, un baile y un llanto. El sinfín de sentimientos que forman parte del ADN latinoamericano.

Escucha el álbum completo acá:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *