Desde un jam de afrobeat en Botswana

Llegar a ser conocido no es tarea fácil. Mucha gente se pasa la vida buscando esa boludez y nunca lo logra. Pero también hay personas que pertenecen al espectro opuesto: gente a la que nunca le importó (ni le importará) estar de moda o ser conocido, ni siquiera ser popular en el barrio. Y por lo general, los verdaderos genios, los que vibran en una frecuencia totalmente distinta al resto del mundo, pertenecen al segundo y reducido grupo.

Yo creo que en ese espectro se encuentra Bepu N’gali, de Botswana. Para hacerse “conocido” tuvo que desencadenarse una serie de eventos calificable mínimamente como curiosa.

Lo poco que hay sobre él en línea cuenta que nació en Gaborone hijo de padre local y madre italiana, y pasó gran parte de su adolescencia viajando a Lagos (la ciudad de mayor crecimiento en África). Fue ahí donde se enamoró del sonido afrobeat. Aprendió a tocar bajo, teclado y percusiones y empezó a armar una gran colección de casettes. Ya de regreso en Botswana, armó una banda de 12 músicos (la “house band”) con la que inmediatamente se puso a girar por el sur del continente. Con esa banda hacen sesiones de improvisación que por lo que se cuenta son increíbles. Por suerte -y acá entra el azar en juego- tenemos a nuestra disposición un ejemplo (único y genial).

Resulta que en el 2011 un inglés (miembro de International Feel Recordings) estaba en Buenos Aires haciendo “compras musicales” y se cruzó a un compatriota que le contó que había estado en el sur de África revolviendo entre los anaqueles de locales perdidos para encontrar música nueva. En uno de esos lugares alguien le dio un cassette para que escuche. En la etiqueta decía solamente “Bepu N’gali”, y lo que contenía era justamente la grabación de uno de esos jams de Bepu.

Nuestro anónimo británico contactó a Bepu, y después de charlar un rato con él decidió que era necesario grabar y publicar una de esas sesiones. Y ahí nació esta joya, I travel to you. En Spotify y YouTube está el single con remix de Todd Terje incluido.

Algunas personas simplemente vibran distinto a las demás.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *