>>Cobertura<< Moderat MX

Moderat en vivo es un viaje. Una experiencia inmersiva donde los intérpretes de la música comparten lugar con las visuales, la iluminación, su interacción con el humo, y las emociones que generan en conjunto.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cuando llegamos a la sala de armas, desde antes de empezar el show reinaba un clima de solemnidad. Se podía palpar la expectativa de la gente (¡mucha gente!) que esperaba con el apetito abierto por Me & Myself la llegada de los alemanes. Y tras una corta espera apareció el primer sonido, y con él nos metimos de lleno en una ruta sin destino claro pero que atravesó por muchísimos lugares. Todas las paradas se pueden interpretar como distintas emociones: la maestría de Moderat radica justamente en movilizar tu sentir. La piel de gallina (chinita, como le dicen por acá) fue una constante.

El primer ejemplo de esto no se hizo esperar, Ghostmother (una canción lenta, densa y pesada pero a la vez hermosa) nos hizo caer a todos juntos en un lugar común y nos puso en la frecuencia indicada. La voz de Sascha Ring (A.K.A Apparat) es impecable y la forma en que  la utiliza le permite transmitir sensaciones con suma facilidad. Y lo mejor del asunto es que así de fácil como sintonizamos ese canal, con A new error comenzó el baile, y el sentimiento viró por primera vez hacia otro lugar. Y esa fue la dinámica que caracterizó un hermoso setlist: pasar de la euforia a la introspección una y otra vez de la forma más agradable y disfrutable que te puedas imaginar.

La forma en que lograron combinar las proyecciones con la iluminación, el humo, y por supuesto la música, hace que por momentos se confunda todo arriba del escenario (pero no de mala manera, tal vez sería mejor decir que se combina todo) y logra que te veas envuelto en un verdadero ritual. La interacción se siente mucho más como de participante antes que simple espectador. Incluso no podría asegurar que había protagonistas arriba del escenario, porque aunque sin dudas hay tres ejecutores, el protagonismo siempre pasó por otro lado, por esa ruta que recorrimos entre todos y a la vez en solitario.

La noche progresó y a lo largo de dieciocho temas el tiempo para nosotros corrió muy distinto que para los de afuera. Nos fusionamos y entregamos al placer sin culpa de Moderat. No puedo equivocarme si digo que fue una experiencia de esas que realmente valen la pena, porque no se repiten todo el tiempo, y nunca sabemos cuando la podremos volver a tener.

Moderat en vivo es un viaje.

 

Moderat Live, grabado en Alemania, para darse una idea de lo que pasó el 9 de Diciembre:

PD1: Una cosa que no puedo dejar de decir, es que la intro que hizo Me & Myself fue buenísima. Muy acertada la idea de que abriera el show, porque desde que la gente empezó a entrar largó un set que puso el ambiente en el lugar perfecto. Por si alguien quiere pispear, está muy bueno el Boiler Room que hizo en Tulum.

PD2: Muchísimas gracias a Leo Berger de Monkeytown Records por invitarnos a cubrir el evento, ¡fue todo un honor!

PD3: La Sala de Armas suena muy mal, si te ponés a bailar (o si dejás de ver hacia el frente), en el instante en que das vuelta la cabeza te encontrás con el terrible rebote del sonido. Y el lugar no tiene la culpa, porque está buenísimo. Pero no estuvo pensado nunca como recinto para conciertos, es un estadio deportivo. Tal vez con algunos telones colgados en el fondo mejoraría, pero si no entraba en el presupuesto.. ¡mejor buscar otro lugar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *