Ningunos plomos

Existe cierto debate en el ámbito de la música sobre la génesis de la palabra “Plomo”; aquel oficio que resulta indispensable en la puesta en vivo de bandas y artistas. Los tangueros afirman que la vienen utilizando incluso antes que los rockeros.  Según cuentan algunas anécdotas, la palabra nació con el músico y director de orquesta de tango Juan D´Arienzo, precisamente por un personaje que se llamaba Carlitos.

Carlitos era un camillero del hospital Argerich que se la pasaba  hablando con los músicos de la orquestra y no se perdía ocasión en abordar al maestro con alguna ocurrencia. Cansado por el hostigamiento de este personaje, D’ Arienzo lo apoda como “el plomo” y aprovecha su presencia para que ayude a los músicos en el traslado de los instrumentos.

Movido por este tipo de historias y con una clara intención de reivindicar el oficio, Paulo Soria y Gabriel Patrono decidieron abrir una puerta al desconocido mundo que se encuentra detrás del escenario y sintetizarlo en el “El blues de los Plomos”.

El documental se nutre de al menos dos fuentes de información. Por un lado toma las experiencias de personajes claves en la puesta en vivo de bandas y artistas de las últimas décadas del rock argentino. Como es el caso de “Jota” de Almafuerte, “El Negro Aníbal” de León Gieco y  de “La Vieja Barrios” quien trabajó por más de 34 años junto a Spinetta.

Por otro lado, el documenta hace énfasis en la historia de la canción del “Blues de los plomos”, compuesta por el Negro Aníbal, músico que comenzó siendo plomo de Gieco y terminaría como integrante estable de la banda. A su vez sería el fundador de Oveja Negra, banda con la que realizó múltiples presentaciones en diferentes partes de Argentina.

A lo largo de estos años el oficio sufrió innumerables cambios que se dieron por los avances de la tecnología, por la infraestructura, la industria de la música y al incremento de festivales  internacionales, generando incluso una grieta entre “plomos” y “stage managers”. Dejando de lado las disputas del “gremio” lo cierto es que al momento del show es un requisito indispensable contar con un responsable en quien delegar las cuestiones técnicas y logísticas. En resumen,  como dice aquel dicho “Detrás de todo rockero ..hay un gran plomo”

 

DOCUMENTAL (Completo)

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *