>>Cobertura AR<< Sabot en el Caras y Caretas

Buenos Aires está hecha de líneas. De calles que dibujan cuadrículas, de autopistas, de la Costanera —esa gran línea que separa la tierra del río— y de esa otra gran línea, la General Paz, que separa la Capital del Conurbano Bonaerense. Entre líneas, o en ese mismo borde que separa y que convierte una cosa en otra, Buenos Aires esconde algunos tesoros. Desde Ciudadela, límite entre la Capital y el Conurbano, entre Ramos Mejía y Liniers, llega Sabot. Rock progresivo, por veces oscuro por veces no tanto, tintes de grunge y mucho sabor al under de los ’90.

El pasado sábado 30, al límite también entre la última hora de septiembre y los primeros minutos de octubre, Sabot llegó el Teatro Caras y Caretas en el corazón de San Telmo. Los telones de terciopelo oscuro y el piso a cuadros blancos y negros anticiparon una noche de introspección, profundidad y deleite en la presentación oficial de su último trabajo, Desde el desconcierto metafísico a la insatisfacción inmaterial (2017).

A sala llena, más de ciento cincuenta personas se sumergieron en el universo de Sabot. Un universo donde sonido, visuales y luces se amalgamaron de modo exacto, preciso y sin errores. Detrás de una cortina de humo, Pablo Eguibar y Leu Frais en guitarras y voces, Alan Vivona en bajo y Jonny Donná en batería arrancaron la noche tocando “Lujo estértil” sobre una pantalla que mostraba imágenes típicas de la década del 90 en Argentina; Mtv, Gativideo, archivos de Cavallo y del programa de Tinelli. En orden, los temas de Desconcierto metafísico rodaron uno atrás del otro sobre imágenes y visuales geométricas. “Libelen a la libélula” fue el más coreado entre el público. Después de terminar el disco y tras una breve salida en la que se escuchó gritar “Otra”, “Una más” y “Vamos che”, los Sabot volvieron al escenario con tres bises de su primer trabajo, Distopía Latente (2014) y un tema nuevo “Molino de los Yambis”. Para terminar, una rotunda muestra de rock en el tema “Inseguridad espiritual”.

En una noche signada por la prolijidad y la finura, los agradecimientos no dejaron de sonar desde el escenario: a los diseñadores, a los sonidistas, a los fotógrafos y camarógrafos, a los prensa, a los Vjs, al Flaco y a Juan de Fiero que abrieron la noche con dulces y sutiles melodías acústicas en guitarra, y a todos los amigos que hacen del under una realidad posible. Insatisfechos, desconcertados, pero inmensamente felices.

Fotos: Flor Nuñez.

 

Un comentario sobre “>>Cobertura AR<< Sabot en el Caras y Caretas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *