>>Cobertura AR<< Personal Fest

Una nueva edición del Personal Fest pasó por el Club Ciudad De Buenos Aires, planteando en el segundo día del festival una oferta de artistas nacionales e internacionales que obligaba a estar atento a la grilla para no perderse ninguna. En un horario bien tempranero y a puro rayo del sol, Neon Indian, el proyecto liderado por el enérgico Alan Palomo, encendió con beats bolicheros uno de los escenarios principales presentando en formato banda su último material de estudio: Vega Intl. Night School (2015).

Luego, en un hermoso escenario tipo domo, Weste, banda conformada por Clara Trucco e Ignacio Pérez, se encargó de armonizar la tarde con suaves y sentidas melodías que navegaron sonidos folklóricos hasta secuencias electrónicas dando un mensaje simple y directo.

De vuelta al escenario principal, los Daughter se encargarían de ir impregnando el ambiente con un espíritu rockero y melancólico para funcionar como puente para lo que venía, pero antes faltaban algunas joyitas. En el espacio indoor, salía a la cancha Homeshake, proyecto musical de Peter Sagan, conocido también por ser ex guitarrista de Mac DeMarco. Con un rápido recorrido por su último trabajo, Fresh Air (2017), la banda consiguió en menos de una hora sumergir al público en un especie de vórtice espacio-tiempo haciéndolos olvidar que estaban en la vorágine de un festival.

De vuelta a la realidad, y ahora sí, el turno de Polly Jean Harvey a.k.a PJ Harvey, una aplanadora, una maquinaría sonora que navegó en la oscuridad y en lo orgánico. Con una formación carente de batería, la banda se encargó siempre de mantener la cadencia rítmica y sostener la atmósfera dirigida por Harvey. Como contrapunto, era el momento de los Phoenix, que hicieron un repaso de su último material Ti Amo (2017) sin dejar de lado temas clásicos de sus anteriores trabajos como“If I Ever Feel Better”, “Liztomania”, “Trying To Be Cool“, “Entertainment” entre otros. Capítulo aparte para Thomas Mars, frontman de la banda, que cautivó al público y caminó (literal) en un mar de gente, sin caer en la cursilería o en discursos edulcorados.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *